Dominique Baudoux, heredero de la mentalidad oficinal y familiar de varias generaciones de farmacéuticos, abandonó el camino que tenía trazado para centrar su profesión en una ciencia médica natural, de au